miércoles, 21 de febrero de 2018

The Chainsmokers - You Owe Me



BUENA MÚSICA



EL HÉRCULES MASTAI.- LA ESTATUA QUE FULMINÓ UN RAYO.

Hércules Mastai

Buen día.

Dedicamos este espacio de hoy al hallazgo de la estatua del que se conoce como HÉRCULES MASTAI, que se produjo el 31 de agosto de 1864, en el transcurso de las obras de cimentación del conocido como Palacio Pío, en Roma, una excepcional obra realizada en bronce dorado, con una altura de 3,83 metros.
La historia que rodea a esta escultura es realmente curiosa así que empezaremos ciñéndonos a la misma.
Los romanos consideraban el hecho de la caída de un rayo sobre la tierra como una forma de comunicación entre el mundo divino y el terrenal, y a raíz de ello el lugar en el que caía el rayo en cuestión era considerado sagrado. Es así que todo lo que fuera alcanzado por tal descarga eléctrica de la naturaleza, ya fuera persona o animal debía de ser enterrado en ese mismo lugar, para lo cual se llevaba a cabo un ritual especial.


El lugar donde había caído, llamado "bidental", se convertía en lo que se conoce como locus religiosus, y todo lo que había sido fulminado debía ser recogido en una caja, debiendo estar protegida por un muro.
Es así como la estatua del Hércules fulminado por el rayo se ocultó dentro de una singular arca, totalmente sellada, y que quedó marcada con una inscripción, debiendo ser protegida por sacerdotes, que respondían al nombre de bidentales, y que, en honor de la estatua y su carácter sagrado, llevaban a cabo el sacrificio de un cordero de dos años (bidens).

Palacio Pío Righetti

Pues el descubrimiento de esta colosal estatua lo fue gracias a las obras de refuerzo de los cimientos que estaba realizando el banquero Pietro Righetti en el que fuera su palacio, situado en la plaza romana del Biscione.
Durante las obras, los obreros encontraron un muro antiguo y observaron la presencia de unos dedos que asomaban. Con especial interés se procedió a trabajar en las obras que ofrecieron la visión de una colosal estatua que había sido allí colocada, con sumo cuidado y en posición horizontal.
El hecho cierto es que la obra en cuestión se encontraba en buen estado, a excepción de la rotura de los pies y la falta de la parte posterior del cráneo y el pubis. Una vez se levantó la estatua, se pudo recoger un fragmento que se correspondía con la piel del león de Nemea (según la tradición uno de los mitos de Hércules).



Los trabajos se alargaron durante todo el verano hasta que el 1 de octubre la estatua pudo ser situada en una sala junto al patio del palacio Pío Righetti, lugar en el que fue inicialmente restaurada, por parte de Pietro Tenerani, a la sazón director de los Museos y Galerías Pontificias.
Una vez restaurada y valorada por la Academia de San Lucas, Pío Righetti la vendió al papa Pío IX, por la suma de 50.000 escudos.
Es así como el Hércules encontrado pasó a llamarse Hércules Mastai Righetti, apellidos del papa y del anterior propietario.
El Vaticano recibió la escultura del Hércules Mastai y en abril de 1866 fue expuesto por vez primera en la Sala Redonda del Museo Pío Clementino.

Sala Redonda del Museo Pío Clementino

Después de innumerables especulaciones sobre su datación, se estableció la misma entre finales del siglo I y III d.C., y que se trataba de una copia de un original griego, datado entre los años 390-370 a.C., atribuido a Lisipo.
Asimismo, también fueron muchas las voces que esgrimieron las posibles ubicaciones iniciales de la estatua, hasta que llegado el siglo XX, y gracias a los trabajos de Carlo Pietrangeli, quien estudió la inscripción que figuraba en la piedra transversal a modo de tímpano en el enclave en el que fue encontrada, se pudo saber que "F.C.S." significaba "Fulgur conditum summanium", lo que traducido viene a decir "enterrado por rayo nocturno". Es así que un rayó alcanzó la escultura, y siguiendo la creencia del pueblo romano tuvo que ser enterrada en el lugar donde se encontraba situada.



El HÉRCULES MASTAI permanece, al día de hoy, en el antedicho Museo Pío Clementino, ocupando un lugar preferente, en una de sus salas más espectaculares, pues la cúpula de la misma imita el Panteón de Adriano, siendo del todo espectaculares los mosaicos romanos que conforman el singular pavimento y que datan del siglo III d.C.



Y es que toda historia encierra no una, sino muchas historias que se encadenan y nos llevan a considerar la maravillosa aventura que es el conocimiento del arte y de las culturas.

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes



Fuentes: Wikipedia.
Historia. National Geographic.

domingo, 18 de febrero de 2018

Sting, Shaggy - Don't Make Me Wait (Official)



BUENA MÚSICA



AMOMIPOESÍA.- DESEO.



DESEO

Ese deseo irreprimible que abunda en cada uno
De nosotros nos impulsa a considerarnos en posesión
De un mantra especial único,  instrumento de seducción.
Nadie ni nada parece impedirnos ser exclusivos
En un mundo en el que la variedad se reparte
De forma puntualmente aleatoria.

Pobres esperpentos de la ilusión, sueños y futuros inciertos
Aleccionados como soldados por un ejército
De salvajes que son más inteligentes por saberse reales.
-Yo no soy como tú- , nos repetimos.
Claro que eso nadie lo sabe.
Y de paso, se evita un problema.

La carne, como deseo primero,
Es fácil de sentirse satisfecha
Cuando el escrúpulo se viene abajo.
El poder de los dioses del Olimpo
No se nos fue dado, más sí la ambición
Y la falta de decencia  que convierten
el deseo en pura razón de estado.

Sólo un deseo se nos escapa, pues resulta inaprensible
Para quien atiende con la medida de la razón,
Cuando el vivir los límites de las cosas
Es tarea de irresponsables.
Y es así como el corazón de los inocentes,
De los puros de espíritu consigue hacer del amor
una “sinrazón” desmedida.



Rosa Freyre.

ARTHUR RIMBAUD

sábado, 17 de febrero de 2018

David Byrne - Everybody's Coming To My House


BUENA MÚSICA



LAS MOMIAS DE LLULLAILLACO: El RITUAL DEL SACRIFICIO DE NIÑOS.



Buen día.

Hoy nos ocupamos de un tema más que interesante y que tiene que ver con el descubrimiento realizado en marzo de 1999 de tres cuerpos de niños: uno de ellos, de unos siete años, al que se conoce como "El niño", una pequeña de unos seis años que obedece al nombre de "La niña del rayo" y la momia de una joven de unos quince años, conocida como "La doncella".


Las momias de estos niños se encontraban en un estado perfecto de conservación, y no por el hecho de que se le hubieran realizado labores de momificación, como las llevadas a cabo por los egipcios, sino por la naturaleza del clima en el que permanecieron enterrados durante más de quinientos años, a una altura de 6.739 metros sobre el nivel mar, próximo a la cima del volcán Llullaillaco, en el oeste de la provincia de Salta, al noroeste de Argentina.
Al día de hoy, pueden ser contemplados en el Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta.




Su descubrimiento lo fue a raíz de una expedición que financió National Geographic Society, dirigida a conocer en profundidad unas ruinas precolombinas situadas en dicha zona, quedando gratamente sorprendidos tras encontrar los cuerpos de los tres pequeños, perfectamente conservados, y junto a los que también yacían un total de 46 objetos, como figuras humanas y de animales en miniatura, utensilios e incluso alimentos.


Tuvieron que pasar cinco años para que este gran descubrimiento pudiera ser admirado por el mundo en el citado Museo de Salta, y en el mismo son especialmente cuidados al ser declarados "Bienes Históricos Nacionales", en tanto que la cima del volcán está considerada "Lugar Histórico Nacional", por la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos de Argentina.



Para que estos cuerpos pudieran ser expuestos al público fue necesario llevar a cabo una más que intensa y profunda construcción de infraestructura, sobre todo, la que cubriría los cuerpos de los niños, a fin de que continuaran "viviendo" en las condiciones en las que fueron encontrados; es así como se procedió a la construcción de tres cápsulas, a base de acrílico de 12 milímetros, conocido como metracrilato, si bien las cápsulas fueron hechas en varias partes, posteriormente ensambladas.




El primero de los cuerpos localizados fue el de un niño de unos siete años de edad, sentado sobre una túnica o unku de color gris y con el rostro en dirección al sol naciente. Era tradición, por lo que respecta a la cultura incaica, que los varones de la élite llevaran el pelo corto, adornado por una Huarak´ca o especie de cuerda de lana en forma de honda. A su vez, en su pecho portaba un adorno realizado a base de pelo de camello y pelo humano.


Curiosamente, junto al niño, aparecieron una serie de ofrendas, en pequeño tamaño, que venían a presentar detalles de lo que fue su vida, entre las que destacan unas deliciosas estatuas de llamas, realizadas tanto en oro, plata como pelo de camélidos, propias de actividades relacionadas con el varón.
Las distintas pruebas a las que sometieron al pequeño en aras a descubrir la causa de su muerte, dieron como resultado la posible existencia de un edema pulmonar, al trasladar al niño a tan alta altura.



El segundo de los cuerpos correspondía a una joven de unos quince años de edad, adornada con un tocado de plumas blancas, y en cuyo rostro se conservaban rastros de pigmento rojo, en tanto en su boca aparecieron trocitos de hoja de coca.
Su vestido, igualmente perfectamente conservado, lo llevaba atado a la cintura y estaba confeccionado con distintos colores, combinando oscuros y claros, siendo sus bordes rojos. En sus hombros, un manto de color gris, que se recogía con un prendedor a la altura del pecho.


El detalle curioso de su cabello peinado en pequeñas y negras trenzas era una peculiaridad propia de algunos pueblos de los Andes.
Su ajuar lo componían una serie de pequeñas ofrendas y objetos de cerámica, adornos para el pelo, así como estatuillas femeninas realizadas, asimismo, en oro, plata y pelo de camélido.
Conocida, desde su descubrimiento, como "La doncella", ésta tenía entre sus pertenencias una pequeña estatua, reproducción exacta de su persona, incluida vestimenta.




El tercero de los cuerpos se correspondía con otra niña, de unos seis años de edad, sentada y cuyas piernas estaban flexionadas, en tanto su cabeza erguida dirigía su mirada hacia el suroeste. Se la conoce como "La niña del rayo" por el hecho de que en algún momento, después de su momificación, un rayo descargó sobre el cuerpo y dañó parte de éste y de su vestido.


Su peinado fue realizado a base de sendas trenzas pequeñas que nacen en la frente, sus ojos permanecen cerrados y su boca quedó en estado semiabierto, lo que nos lleva a observar la dentadura de la niña. Es un dato a tener en cuenta el hecho de que su cráneo fue manipulado hasta conseguir una forma cónica, lo que es señal de belleza y posición social en su cultura.
Su cuerpo cubierto por una manta, sostenido por un prendedor de plata, a la vez que otra manta de un color más claro cubría todo aquél, confeccionada a base de tonos amarillos y rojos.
Igualmente, "La niña del rayo" estaba acompañada de pequeños objetos de cerámicas, bolsitas de cuero, así como diferentes estatuillas en miniatura.



¿Y cuál fue el motivo por el que estos niños fueron enterrados en las tristes circunstancias en que fueron encontrados quinientos años después?.
Pues, según las investigaciones llevadas a cabo el sacrificio de niños se realizó en el transcurso de una ceremonia llamada capac cocha o capac hucha, entre los años 1482 y 1532.
Los niños fueron escogidos de entre familias nobles para ser objeto de sacrificio, desde su nacimiento, según el ritual que obligaba a la deformación de los cráneos, y el fallecimiento se produjo a raíz de la intoxicación por hojas de coca y por beber chicha (bebida fermentada a base de maíz).



Según el criterio de los pueblos incaicos que habitaron en esta zona de los Andes, los niños sacrificados no morían sino que se reunían con sus antepasados, de ahí el hecho de que la exposición de las momias en el Museo de Salta haya tenido sus más que numerosas críticas, al considerar ciertas culturas que lo que se ha llevado a cabo es la profanación de los cuerpos.



El hecho cierto es que el conocido como complejo arqueológico de Llullaillaco se extiende por diversos caminos que, partiendo de la base de la montaña, alcanzan su cima y que funcionaban como lugares para la realización de ceremonias de sacrificios humanos.



Las tradiciones, la historia de las distintas culturas siempre nos sorprenden y lo que, en determinados momentos o etapas puede ser considerado como "tradición", en otros nos impresionan por la crudeza de los actos llevados a cabo, principalmente, si los protagonistas son los niños.

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes




Fuentes: Wikipedia.
www.e-consulta.com




jueves, 15 de febrero de 2018

AMOMIPOESÍA.- SACRIFICIO



SACRIFICIO

El sacrificio individual no conlleva ejemplaridad,
En el olvido quedaron vidas volcadas en otros
Que obviaron conocer del origen de su felicidad,
Satisfechos en su afán de creer que lo que es suyo
Sólo les pertenece por derecho propio.

La renuncia a tus sueños, ilusiones o desengaños
Deviene, a tu pesar, en frustración anónima,
Te convierte en resignado ermitaño de tus recuerdos
Hace de tu tiempo la medida del de los demás:
De generoso arrepentido es la condena para siempre.

Tu vida te pertenece tal y como la deseas,
Planificas o sientes.
El concurso ajeno distorsiona nuestro destino
Si bien algunos prefieren llamarle azar,
Es sólo cuestión de sonoridad de palabras.

Hay excepciones para toda regla
O voluntad.
La propia experiencia no evita el arrepentimiento
Ni permite un “vuelta atrás”.

No toda existencia tiene su final cuando
Se escribe con nombre y fecha sobre piedra.
Es la bondad de los que nos sobreviven
La que dibuja la permanencia de nuestra memoria.



Rosa Freyre

(En la imagen, Camille Claudel)


Tracey Thorn - Queen (Official Video)




BUENA MÚSICA



QUENTIN MASSYS.- LA DUQUESA FEA.


Quentin Massys

Buen día.

Nos trasladamos, por medio de este pequeño artículo, a la National Gallery de Londres, en la que vamos a detenernos en el estudio de una obra cuyo autor es el pintor flamenco, cofundador de la Escuela de Amberes, Quentin Massys (Lovaina, c. 1466-1530), y que obedece al título de "Una mujer mayor", aunque se le conoce popularmente como "La duquesa fea".

La duquesa fea

Quentin Massys nació en Lovaina y trabajó en Amberes desde 1491 hasta su fallecimiento.
(Massys puede verse también escrito como Metsys o Matsys).
Entre las primeras obras de Massys nos encontramos con abundante temática religiosa y también con retratos, que destacan, a raíz de su influencia de los primitivos flamencos por la intensidad en el sentimiento religioso, su cromatismo y la minuciosidad en todo lo que son los detalles.

La adoración de los magos

Virgen con niño

A medida de que fue avanzando en su trayectoria como pintor, abundó en el retrato y en las escenas cotidianas de la escena diaria, si bien también trabajó en la pintura moralista, dotándola de una especial nota satírica -El banquero y su mujer- (1514, Louvre, Paris).

El cambista y su mujer

Detalle


En algunos de sus retratos observamos la influencia de Leonardo da Vinci, al trabajar las fisonomías de forma totalmente real, rozando lo grotesco -Retrato de anciano- ( 1517, Museo Jacquemart-André, París).

Retrato de Anciano


Y es precisamente de su última etapa a la que corresponde la conocida como "La duquesa fea", en la que lleva el detalle satírico hasta un punto extremo, baste con ello indicar que John Tenniel se basó en éste retrato para el personaje de la Duquesa en Alicia en el país de las maravillas.


No obstante, parece que el retrato de Massys refleja a una persona con la llamada enfermedad de Paget, también conocida como osteítis deformante, que debe su nombre al cirujano británico James Paget, quien la describió por vez primera hacia 1876, y que es un trastorno por el que se destruye y regenera, de forma anormal, los huesos, dando lugar a la deformidad que refleja el retrato.
Generalmente este tipo de patología afecta a la parte inferior del cuerpo, más en el caso de la mujer retratada por Massys, la enfermedad le afectó a lo que era el rostro y la mandíbula, amén de manos, frente y la cuenca de sus ojos.



Este retrato identifica a Margaret Mausltasch, condesa de Tyrol, que en su época fue conocida por su fealdad, si bien esta última era debida a una terrible enfermedad.
Con independencia de la carencia de belleza de la mujer retratada nos encontramos ante un cuadro que es una auténtica belleza como obra de arte, y sin lugar a dudas, uno de los mayores atractivos para el público visitante de la conocida National Gallery de Londres.





En el arte, la belleza no tiene por qué venir refrendada por el retrato de lo que, en puridad, se considera hermoso, según cánones establecidos, sino que esa belleza resulta de la composición y de la esencia del objeto del retrato.
En el caso que nos ocupa "La duquesa fea" tiene el encanto de la mujer que se presenta al mundo tal y como es, sin tapujos, y sin privarse de adornos propios del sexo femenino. Su rostro es único y ello la hace ciertamente "especial".

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes




Fuentes: Wikipedia.
https://historia-arte.com
www.elmundo.com