miércoles, 13 de diciembre de 2017

JOAN CARDONA.- ILUSTRADOR DE LA BELLE ÉPOQUE.




Buen día.

JOAN CARDONA i LLADÓS es el protagonista de nuestro artículo de hoy, un artista al que el tiempo nos lo devuelve en el 140 aniversario de su nacimiento, gracias a la exposición que la Gothsland Galeria d´Art nos ofrece, mediante una treintena de obras de este artista barcelonés, datadas entre los años 1898 y 1909, de su etapa denominada "Fama y apogeo", que se corresponde con su estancia en el París de la "Belle Epoque", circunstancia que se traduce en su deliciosa obra, cuyos dibujos e ilustraciones vieron la luz en diferentes publicaciones.



Sus ilustraciones en las que el protagonismo corresponde a deliciosas mujeres, todas ellas elegantes y glamurosas, dieron lugar en la época de La Belle Époque al conocido como "estilo Cardona".
Eran sus ilustraciones, pinturas y dibujos, expresión de un prototipo de mujer moderna, amante del lujo y que disfrutaba de la vida bebiendo y fumando, frecuentando los más variados ambientes del París de la modernidad.




Su éxito no le perduró tras su muerte, sino que ha sido gracias al trabajo del galerista Gabriel Pinós, responsable de Gothsland, quien después de que adquiriera hace cuatro años una de sus obras, se decidió por exponer un buen número de ellas, bajo el título "Joan Cardona. El glamour de la Belle Époque", que incluye un exclusivo y bellísimo catálogo.




Fue en 1900 cuando se instaló en París, llegando a publicar en revistas francesas como Gil Blas, L´Assiete Auburre, Le Frou-frou, Le Rire, y las catalanas como L´Esquella de la Torratxa, La Illustració Catalana, El Gato Negro, Forma e Hispania, y museos de la categoría del Museo del Prado, el Museo Nacional de Arte de Cataluña, el Museo Carmen Thyssen-Bornemisza o el Museo d´Orsay tienen entre sus fondos obras suyas.
Pese a su traslado a París, no llegó a relacionarse con otros artistas que también vivían en la ciudad de la luz, tales como Picasso, Pichot o Manolo Hugué, más sí lo hizo con dibujantes, especialmente con Xavier Gosé.




En el año 1914, cuando estalla la Primera Guerra Mundial, Joan Cardona se decide por regresar a su Cataluña natal, si bien dejó un tanto de lado la ilustración para trabajar con óleos, y su estilo se transforma en más folklórico y pintoresco, protagonizando sus obras gitanas, majas y manolas con mantillas y abanicos, que tuvieron gran éxito de ventas, dado el color y dinamismo de este nuevo estilo.





A Joan Cardona (Barcelona, 1877-1957) se le considera precursor del llamado "spin-off", técnica consistente en enriquecer con detalles e historias los fondos de sus ilustraciones,obviando el fondo vacío, y estas historias se convertían en "spin-off" de otras ilustraciones.



La ilustración ha sido y seguirá siendo un arte de especial atracción y singularidad, no sólo por el hecho de lo que tiene de calidad, sino por la invitación a conocer mundos, habitados por todo tipo de personajes, que forman parte de lo que es la vida cotidiana a lo largo del tiempo, y por supuesto, también como elemento indispensable en muchos libros, cuyas bellísimas ilustraciones hacen de la lectura una pasión aún más deliciosa.







Fuentes: 
www.elperiodico.com
www.elpais.com

The Gift - You Will Be Queen



BUENA MÚSICA



martes, 12 de diciembre de 2017

Hurts - All I Want for Christmas Is New Year's Day


BUENA MÚSICA



POTALA O EL TEMPLO DE LHASA.



Buen día.

Una vez más nos vamos de viaje y nos acercamos hasta un palacio, más un palacio un tanto especial, el conocido como PALACIO POTALA, situado en el Monte Rojo, máxima expresión de la arquitectura tibetana, residencia de invierno del Dalai Lama desde el siglo VII, es el más acertado símbolo del budismo tibetano.



"Potala" es la adaptación fonética de "Putuo" que, en sánscrito, significa "isla donde vive el Buda de la Misericordia".
Su construcción se inició en el siglo VII, coincidente con el reino de Tubo, siendo conocido, por entonces, con el nombre de Palacio del Monte Rojo. Más a medida de que el reino de Tubo fue decayendo, lo mismo ocurrió con el Palacio hasta que en el siglo XVII el quinto Dalai Lama lo reconstruyó y de esta forma pasó a ser centro político, a la vez que religioso del Tibet.


Se encuentra situado sobre la montaña que obedece al nombre de Hongshan, a una altura de 3.650 metros sobre el nivel del mar, abarcando un área de 410.000 metros cuadrados, de los que 130.000 son edificaciones.
Considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, esta declaración se complementó posteriormente en los años 2000 y 2001, por lo que respecta a los monumentos cercanos, como son el Palacio Norbulingka y el Templo de Jokhang.

Templo de Jokhang

A día de hoy es la construcción más antigua que existe en el Tibert, destacando sus trece pisos de altura, repartidos en 110 metros.
En su estructura se utilizó la piedra y la madera, y es de destacar el grosor de sus paredes que llegan a alcanzar los cinco metros, formadas a base de granito.
Con la finalidad de hacerlo más resistente a los terremotos, en la pared exterior se introdujo hierro fundido, para después ser adornado con un techo y columnas que destacan por su increíble color dorado.


Ruedas de oración

El Palacio Potala está, a su vez, formado por un conjunto de residencias o también palacios, como lo es el Palacio Blanco, residencia del Dalai Lama, y que se sitúa en la parte este; en lo que es su zona central nos encontramos con el  espacio destinado a la recitación de los sutras; la sala en la que son conservados los restos de los fallecidos Dalai Lama, así como los dormitorios blancos de los bonzos, que ocupan la parte oeste.

Interior del Palacio Potala

Interior Palacio Potala

El conocido como Palacio Rojo, que viene a ser la parte principal del Palacio Potala, reúne diferentes salas budistas, de las que la más conocida y, a su vez, mejor construída es la pagoda del Dalai Lama Quinto, una belleza arquitectónica que alcanza los 15 metros de altura, dividiéndose en tres partes que son la base cuadrada, el cuerpo de la torre y la cúpula. Los restos del Dalai Lama Quinto están conservados con perfume y cártamo en una jarra.


Sin lugar a dudas, lo más espectacular es el cuerpo de la pagoda, pues está recubierta de 3.724  kilos de pan de oro, a la vez que adornado con...15.000 diamantes, rubíes, esmeraldas, jadeítas, ágatas y diferentes piedras preciosas.
Si observamos su base podemos descubrir una serie de instrumentos que se utilizan en las ceremonias religiosas, fundamentalmente cálices e instrumentos musicales.


En el Palacio Rojo es de especial interés el Salón del Oeste, que es el más amplio, y que está dedicado a la memoria del Dalai Lama Quinto. Espectaculares son sus impresionantes 48 columnas de maderas que alcanzan los 6 metros de altura. 
En los días festivos, delante del Palacio Rojo en el que se encuentra un muro blanco, se exhibe un gran retrato de Buda.



La reconstrucción y ampliación del palacio llevada a cabo en el siglo XVII se sirvió de los conocimientos y técnicas de diferentes pintores provenientes de diversas regiones del Tibet, gracias a los que las estancias fueron decoradas a base de deliciosas pinturas, cuya temática se extiende desde historias de la antigüedad, hasta costumbres populares, lo que hace del conjunto una obra artística incalculable: abundantes esculturas, pinturas, obras de piedra, madera y jade, todo ello nos habla no sólo de tradición, sino también de mezcla de culturas.




Este maravilloso lugar, sagrado para los budistas tibetanos, registra cada años, innumerables peregrinos y turistas, cuya visita parte del pie de la colina, en la que está situada una estela, para, a continuación, ir ascendiendo por escalinatas zigzagueantes y cubiertas de piedra hasta llegar a la Puerta del Este, flanqueada por los cuatro dioses guardianes.



Un viaje que, sin lugar a dudas, te cambia la percepción de la vida....

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes


Fuentes: Wikipedia
http://espanol.cri.cn



domingo, 10 de diciembre de 2017

Johnny Hallyday - Marie


BUENA MÚSICA

AU REVOIR, JOHNNY HALLYDAY




EVA WATSON-SCHÜTZE.- EXPONENTE DEL PICTORIALISMO FOTOGRÁFICO

Eva Watson-Schütze

Buen día.

Con el cambio de siglo (XIX-XX) la corriente fotográfica que más reconocimiento tuvo fue el pictorialismo.
Los fotógrafos que gustaban de la misma utilizaban el flou o desenfoque artístico, así como una variada gama de procedimientos y técnicas con la finalidad de que la foto no se convirtiera en una mera herramienta documental, sino que, a la vez, destacase lo que viene a conocerse como expresión artística visual.



Fue hacia el año 1890, cuando en Europa se desarrollaron una serie de grupos que gustaban más de la expresión artística a la que se pondría un documento, reflejo exacto de la realidad. Entre estos movimientos estaban el Camera Club de Viena, el Photo-Club de París y la británica Brotherhood of the Linked Ring, de la que participaban miembros extranjeros, entre ellos, Alfred Stieglitz, Clarence H. White o F. Holland Day.



En EE.UU., sus representantes, el antedicho Stieglitz, White, Kasebier, Edward Steichen y Alvin Langdon Coburn abandonaron el Camera Club neoyorquino, en el año 1902, y fundaron la Photo-Secessión, que conoció de su expresión documental en la revista Camara Work.
Precisamente Eva Watson-Schütze es una de las mujeres dedicadas a la fotografía pictorialista más destacadas dentro de este movimiento.





Nacida con el nombre de Eva Lawrence Watson, vio la luz en Jersey City, Nueva Jersey, el 16 de  septiembre de 1867, hija del Dr. John y Mary Lawrence Watson, siendo la menor de los cuatro hijos del matrimonio.
Con sólo 16 años se matriculó en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania, en Filadelfia, donde estudió con el famoso pintor y fotógrafo Thomas Eakins, si bien en principio sus intereses lo eran por la acuarela y la pintura al óleo.



Sobre 1890 empezó a desarrollar un destacado interés por la fotografía, decidiendo que su carrera se inclinaría en dicho sentido. Es así, que entre los años 1894 a 1896 compartió un estudio de fotografía con otra alumna de su misma academia, Amelia Van Buren, y sólo un año después se decidió por abrir su propio estudio de fotografía profesional dedicada al retrato.
Sus trabajos fueron mostrados al público en el Philadelphia Salon y en exposiciones colectivas que pudieron verse en Londres y París.





A raíz de su matrimonio con el abogado alemán Martin Schütze, en 1901, trasladó su residencia a Chicago, y fue allí donde montó un nuevo estudio que conoció de gran popularidad.
Dos años más tarde la Photo-Secessión vio la luz, siendo Eva Watson una de sus más firmes exponentes, lo que le facilitó el hecho de que pudo mostrar su obra en la conocida galeria 291 de Alfred Stieglitz, en Nueva York.
Su trayectoria  artística fue inclinándose con el tiempo hacia la pintura, hasta el punto de que en 1920 ya sólo hacía fotos en el entorno familiar.



Curiosamente, y durante seis años, entre 1929 y 1935, Eva Watson Schüze fue la directora de la The Renaissance Society, un museo que carecía de colecciones, pero que mostraba obras de los que se conocieron como primeros modernistas, entre ellos, Pablo Picasso, George Braque, Marc Chagall, Jean Arp, Joan Miro, y Constantin Brancusi.




Eva Watson Schütze falleció en Chicago, en 1935, y poco después, la Renaissance le dedicó una exposición, en la que incluía 32 pinturas y 2 dibujos, más, curiosamente, ninguna de sus  deliciosas fotografías que tanta fama le dieron.



Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes




Fuentes: Wikipedia.
www.cadadiaunfotografo.com
....ismos para entender la fotografía
(Emma Lewis)