domingo, 13 de agosto de 2017

Jessie Ware - Midnight (Official Video)






BUENAS NOCHES

BUENA MÚSICA

ALEXÉI JAWLENSKY en el MUSEO RUSO DE MÁLAGA

Museo Ruso de Málaga

Buen día.

Nos decantamos hoy por visitar una exposición en un Museo que es toda una delicia, el MUSEO RUSO DE MÁLAGA, ciudad con una oferta cultural impresionante, y de la que podemos disfrutar desde el pasado 8 de agosto hasta el próximo 4 de febrero de 2018; su protagonista es el pintor expresionista ruso ALEXÉI JAWLENSKY, nacido en Torzhok, ciudad próxima a Moscú, el 13 de marzo de 1864, y fallecido en Wiesbaden, Alemania, el 15 de marzo de 1941, cuyas obras tienen cabida en numerosas colecciones de todo el mundo.

Autorretrato


Junto con Wassily Kandisky fue uno de los creadores y más importantes representantes del movimiento expresionista alemán, -Jawlensky desarrolló su carrera en Alemania-, integrante de la llamada Nueva Agrupación de Artistas de Múnich como del colectivo Der Blue Reiter.
Así como Kandinsky aportó al movimiento alemán de lo que serían sus principios teóricos, fue Jawlensky el que llevó esa teoría a la práctica.





Alexéi Jawlensky fue el quinto hijo de una familia de origen aristocrático, que se trasladó a vivir a Moscú en 1874, donde el joven Alexéi, siguiendo la tradición familiar, se decidió por la carrera militar, empezando por la Escuela de Cadetes, para seguir en la Escuela Militar Alexander.
No obstante, su vocación por las bellas artes le llevó a frecuentar diferentes exposiciones y museos, entre ellos, la Exposición Mundial que se celebró en Moscú, en 1880.
Su vida militar que le supuso ascender a capital, le trasladó al Regimiento de San Petersburgo, donde en 1890 se matriculó en la Academia de Arte de San Petersburgo, cursando estudios durante seis años.




Precisamente, en esta Academia conoció en el taller de su maestro Ilia Repin a la pintora Marianne Von Werefkin, que fue su compañera sentimental hasta el año 1921.
El estilo realista inicial que podemos captar en sus obras se vio modificado hacia una cierta distorsión favorecida por la importancia del color de la obra del pintor sueco Anders Zorn, a la sazón uno de los primeros exponentes del cromatismo impresionista imperante en Francia. 
Hacia 1896 tanto Alexéi como Marianne se trasladaron a Munich, matriculándose en el estudio de Anton Azbe, gracias al que sentó las bases del que sería su particular estilo.



Consolidó su estilo pictórico y en 1903 llevó a cabo la primera de sus exposiciones, pues una de sus obras fue seleccionada para participar en la exposición organizada por la Sezesión de Berlín. A continuación viajó a Francia, recalando en Normandía y París, y fue en la capital francesa donde quedó impresionado por la obra de Van Gogh.
Sus viajes por el continente europeo en compañía de Marianne también le llevaron a conocer a Henri Matisse, y algo muy importante que sería definitorio en su trabajo: el color, quedando subordinada la forma a éste.



Estos continuos viajes no desviaron la atención de Jawlensky del hecho de querer formar una asociación de artistas, por lo que junto a Gabrielle Münter y Marianne von Werefkin constituyeron la Nueva Asociación de Artistas de Munich, que estuvo bajo la dirección de Jawlensky hasta 1911.
En 1912, Jawlensky abandonó la dirección de la citada Asociación, y ese año, se apuntó a una exposición que era organizada por el grupo expresionista de Munich, bajo el nombre de Der Blue Raiter ("El caballeroazul").



La Primera Guerra Mundial marcó no solo el trabajo de Jawlensky sino también sus relaciones personales, en primer lugar, con Marianne, su compañera, a la que abandonó para a continuación establecerse en Wiesbaden, en 1921, y reanudar sus relaciones con el grupo expresionista alemán. 
En 1929 fundó con Kandinsky, Paul Klee y Lyonel Finingerr, el grupo "Los cuatro azules" (Die Baluen Vier).
Más, desgraciadamente, Alexéi Jawlensky empezó por notar los primeros síntomas que le llevarían a abandonar la pintura en 1938 y que causaron su fallecimiento en 1941.
El auge del partido nacionalista alemán supuso otro inconveniente para la trayectoria de Jawlensky pues se le prohibió la exposición pública de sus obras y muchas de ellas fueron retiradas de museos, al ser consideradas "Arte Degenerado".




En la más que suculenta obra de Jawlensky que podemos admirar en la exposición que nos ofrece el MUSEO RUSO DE MÁLAGA, encontramos retratos, naturalezas muertas y paisajes, en las que el color tiene una prioridad sobre cualquier motivo, apostando por pinturas de apariencia plana, renunciando a lo que son las sombras y contornos, lo que beneficia los colores primarios que se yuxtaponen.
Ya, enfermo, en los últimos años de su vida, mostró su preferencia por el dibujo de bustos, así como el trabajo de diferentes series, como son las Meditaciones (representaciones esquemáticas de la cruz), los Rostros Sagrados y las Cabezas Abstractas.

Meditaciones

Icono

La exposición que el Museo Ruso de Málaga nos invita a contemplar se compone también de obra del que fuera hijo de Andreas Jawlensy (1902-1984), quien desde pequeño demostró un gran talento, si bien creció a la sombra del que fuera su progenitor. En cualquier caso, la obra de Andreas se decantó más por el gusto por la naturaleza, la gente y la vida, en toda su extensión.


(Estas dos últimas obras son autoría de Andres Jawlensky)

Disfruten de esta maravillosa exposición que el MUSEO RUSO DE MÁLAGA  nos ofrece, y de paso, pues aprovechen y hagan lo propio con la belleza de la ciudad.

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes



Fuentes: Wikipedia.
www.coleccionmuseoruso.es
www.mcnbiografías.com

sábado, 12 de agosto de 2017

The Correspondents - Fear & Delight (Official Video)


GENIAL, GENIAL...




BUENAS NOCHES

BUENA MÚSICA

MARAVILLAS DE LA NATURALEZA:LA CALZADA DE LOS GIGANTES.




Buen día.

Hoy nos toca disfrutar de la naturaleza en vivo y para ello nos desplazamos hasta Irlanda, concretamente a su costa norte, y a 100 kilómetros del noroeste de Belfast.


Evidentemente, como casi toda formación especial que la Naturaleza, por capricho, ha diseñado tiene su propia leyenda y ésta que se la conoce por THE GIANT´S CAUSEWAY nos cuenta sobre la existencia en Irlanda de un gigante que obedecía al nombre de Finn MacCool y que retó a duelo a otro gigante, el escocés Benandonner, más al no existir embarcaciones con la finalidad de cruzar el mar que les separaba, pues el primero se decidió por construir un camino a base de gigantescas columnas de piedra.



Es así como Benandonner aceptó el reto en cuestión y se trasladó sirviéndose de el camino para llegar hasta Irlanda. Más la esposa de MacCool, inteligente mujer, tuvo una brillante idea, la de disfrazar a su marido de "bebé", con lo que cuando Benandonner lo vio, quedó sorprendido ante el hecho de las dimensiones de un "bebé", por lo que ¿cómo sería el padre?. Es así que huyó y a su paso fue destrozando la calzada cercana a Escocia, para que MacCool no pudiera llegar a este país, y sólo quedaron las rocas existentes en el suelo irlandés, que son el origen de LA CALZADA DE LOS GIGANTES.





Una singular y deliciosa historia que, buenamente, pues podemos disfrutar, si bien, las cosas son mucho más "terrenales" que las que nos brinda la imaginación, y es así que LA CALZADA DE LOS GIGANTES es una superficie de unas 40.000 columnas de basalto, que tienen su origen en el enfriamiento rápido de la lava de un cráter, situando el hecho hace unos 60 millones de años.
Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986, y Reserva Natural Nacional, en 1987.




Evidentemente, existe un proceso geológico que ha dado origen a esta columnas basálticas: la lava incandescente en una chimenea volcánica o en una colada pueden enfriarse "in situ" cuando el volcán o la caldera cesan su actividad eruptiva. A raiz de este enfriamiento se forma el basalto, una roca cristalina, a base de cristales muy pequeños. Conforme va formándose el basalto disminuye su volumen y adopta formas prismáticas hexagonales cuya separación compensa la disminución de su volumen (disyunción columnar). Con el tiempo, la erosión ataca primero las rocas de los alrededores, pues el basalto es más resistente, y deja al descubierto las antedichas columnas. 




Este maravilloso y singular fenómeno de LA CALZADA DE LOS GIGANTES consta de tres secciones, la mayor, la Calzada Grande, que comienza al pie de los acantilados, e inicialmente, da la impresión de ser un conjunto desordenado de peldaños de hasta seis metros de altura, conforme se va adentrando en el mar los bloques, pues se van nivelando y se transforman en una especie de camino adoquinado de entre 20 a 30 metros de ancho. Y una vez que llega la bajamar nos permite aún avanzar bastante distancia que hace que la Calzada desaparezca bajo el mar, en dirección a tierras escocesas.


Las otras dos secciones, conocidas como la Calzada Media y la Pequeña, son un conjunto de montículos de columnas que se sitúan paralelos a la sección principal. Con forma escalonada, son muchas las personas que van avanzando por ellas, eso sí, con especial cuidado, so pena de resbalar.



El extremo de la calzada que se encuentra en Escocia, lo es a 130 kilómetros de la situada en Irlanda, situada en una pequeña isla con unas formaciones basálticas idénticas, llamada Staffa, cuyo significado es "Isla de las Columnas".
En este lugar nos podemos encontrar con una gran cueva marina que nos lleva hasta 80 metros hacia el interior de la roca y que obedece al nombre de gruta de Fingal.

Gruta de Fingal

Deliciosas y singulares obras de la Naturaleza a las que los seres humanos han querido buscarles leyenda que atraigan la curiosidad del viajero, más la simple contemplación de estos lugares es suficiente para todo aquel que admire al mayor arquitecto que nunca será superado: NATURALEZA VIVA.



Disfruten del paisaje y la singular leyenda. 
Buen viaje, del todo recomendado.

Ya se nos han adelantado...


Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes


Fuentes: Wikipedia.
Biblioteca en Línea Wachttower.

jueves, 10 de agosto de 2017

Roo Panes - Lullaby Love







BUENAS NOCHES

MADAME TUSSAUDS.- EL MUSEO DE CERA DE LAS CELEBRIDADES.


Museo Madame Tussauds

Buen día.

Hoy vamos a dedicar este espacio a conocer la historia de una mujer un tanto singular, y que dedicó su vida a un oficio también diferente: MADAME TUSSAUD.

Busto de Madame Tussauds

MARIE TUSSAUD, de soltera Marie Grosholtz, nació en Estrasburgo, Francia, el 1 de diciembre de 1761 y falleció en Londres, el 16 de abril de 1850, después de conocer una vida más que interesante.
La joven Marie trabajaba como ayudante en el París que conoció de la revolución de 1789, en el gabinete de cera del doctor Curtius, del que fueron robadas una serie de cabezas, realizadas con dicho material, a partir de otras tantas guillotinadas, y que recorrieron la ciudad insertadas sobre palos a modo de banderas.

Cabezas realizadas partiendo de las reales

Este curioso y terrible hecho fue el principio de la que sería la profesión y posterior especialización de Marie Grosholtz, que la hizo famosa en todo el mundo, por su celebrado Museo de Cera.



Marie Grostholtz era hija de Anne-Marie Walder y del militar Joseph Grosholtz, al que nunca llegó a conocer, pues falleció dos meses antes de su nacimiento, en la guerra de los Siete Años.
Fue a raíz de quedar huérfana, como su madre se trasladó a trabajar a Berna (Suiza), como ama de llaves de un cirujano Philippe Curtius, cuya especialidad consistía en esculpir en cera  modelos anatómicos para el estudio de jóvenes estudiantes de medicina, arte que enseñó a la pequeña Marie.

Busto de Philippe Curtius

Ambas, madre e hija, se trasladaron a París, junto a Curtius, donde éste llevó a cabo una serie de trabajos de figuras de cera que expuso y resultó todo un éxito; la más sobresaliente de todas sus exposiciones fue la que llevó al Palacio Real en Paris, en 1776. Una segunda exposición, con el nombre de la "Caverne des Grands Voleurs", tuvo lugar en el Bulevar del Temple, en 1782, y que sería la que marcaría los inicios de la famosa "Cámara de los Horrores".

Busto de Madame Tussaud elaborado por Curtius

La primera de las figuras de celebridades que realizaría Marie Grosholtz  fue la de Voltaire, para continuar con las de Rousseau y Benjamin Franklin.


Voltaire

Robespierre

Benjamin Franklin

Madame Tussaud con Voltaire y B.Franklin

Más a causa del estallido de la Revolución Francesa, tanto Curtius como la joven Marie corrieron gran peligro, pues ambos eran monárquicos reconocidos, más la habilidad de Curtius les salvó de una muerte segura, pues se dedicó a trabajar en cera a quienes llegaron al poder, así como a los que fueron decapitados.


Tanto es así que las cabezas de los guillotinados eran llevadas al taller que ambos compartían con la finalidad de realizar sus moldes directamente sobre las mismas. De esta curiosa y un tanto macabra forma a la exposición de figuras en cera, se unieron las de Luis XVI, María Antonieta, Marat, Robespierre y otros muchos que no llegaron a ver rodar sus cabezas, evidentemente.


Con el fallecimiento de Curtius, el 26 de septiembre de 1794, Marie, por entonces aún soltera, fue la heredera universal de su casa Versalles y del salón de exposiciones que estaba, por entonces, en el Boulevard du Temple, 
Un año más tarde contrajo matrimonio con un ingeniero, de nombre François Tussaud, con el que tuvo dos hijos, Joseph y François, y a partir de entonces adoptó el nombre de MADAME TUSSAUD.

Linterna mágica de Paul Philidor

Mas el negocio no funcionaba como lo hubiera querida nuestra protagonista, si bien a raíz del encuentro con un ilusionista de la linterna mágica, precursora del cine, llamado Paul Philidor, con la que tenía la posibilidad de proyectar sobre paredes y pantallas imágenes que, previamente, habían sido pintadas en una placa de cristal, como ambos se asociaron y estrenaron un espectáculo en el teatro del Liceo de Londres.

Figuras en cera actuales



Ello llevó a Marie Tussaud a viajar a Londres, en 1802, a la que acompañó su marido, y uno de sus pequeños, Joseph, en tanto el pequeño lo dejó al cuidado de su madre, en Paris. Pero las expectativas de lo que parecía tener un futuro éxito se desvanecieron y Marie abandonó el proyecto compartido, estableciéndose por su cuenta, para lo cual se decidió por viajar, recorriendo Inglaterra, Escocia e Irlanda, en un carruaje, en el que transportaba su terrorífica colección de bustos, realizados en cera.
François Tussaud, cansado de ir dando tumbos por ciudades, regresó a París, y el matrimonio no volvió a reencontrarse nunca más.




Las exposiciones que llevaba a cabo Madame Tussaud las realizaba en salones que alquilaba y que atraían no sólo a las clases populares, sino también a la clase media, que gustaban de ver imágenes de personalidades famosas, y gracias a estas exposiciones,  Madame Tussaud empezó a prosperar, obteniendo ganancias suculentas, y enviando dinero al que fuera su marido para el cuidado de su hijo pequeño. Mas el ingeniero Tussaud le dio otra finalidad bien distinta a las cantidades que recibía, dedicándolas a su propio disfrute, hasta el punto que en 1812, el hijo François se vio en la necesidad de vender toda la colección del Boulevard du Temple.



Cinco años más tarde, el joven- ya separados sus padres- viajó a Londres, y se reencontró con su madre y su hermano. François se había iniciado en la carpintería por lo que a las cabezas realizadas en cera por su madre, les incorporó los correspondientes brazos y piernas, y de ahí nació una nueva colección bajo el nombre inicial de "Madame Tussaud e hijos".



Consolidada la colección de Madame Tussaud, la instalaron en Baker Street, y una de sus atracciones más exitosas fue la conocida como "cámara del horror", en la que se reunían no solo las víctimas, en cera, por supuesto, de la Revolución Francesa, sino también, figuras de asesinos especialmente llamativos por sus terribles crímenes.




El éxito definitivo le llegó a Marie Tussaud cuando la reina Victoria consintió en que le realizaran un molde en cera de su persona y que le vistieran tal y como iba el día de su coronación. 
Era conocido por el pueblo la afición del duque de Wellington que recorría la exposición para disfrutar de su propia imagen, así como de Napoleón, ambas realizadas por Madame Tussaud con la mayor dedicación. 

Reina Victoria

La propia Marie Tussaud realizó su autorretrato en 1842, cuando tenía 82 años, que podemos contemplar en el Museo, si bien  de juventud, si bien Curtius, realizó otra escultura cuando apenas Marie tenía 24 años, poco antes de casarse.






Marie Tussaud falleció a los 88 años y reposa en la iglesia católica de Cadogan Street.
Su Museo quedó bajo la dirección de su hijo François, sucedido por su hijo Joseph, y éste por su hijo John Teodore Tussaud.
Fue en 1884 cuando Joseph trasladó la exposición, que contaba ya con numerosas figuras, a un edificio más amplio, en la calle Marylebone, donde actualmente continua para disfrute de todos los que gusten de pasar un buen rato, aunque lo sea, gracias a las nuevas técnicas incorporadas, con el tiempo, con un tanto de "miedo".



A día de hoy, el Museo de Madame Tussauds tiene "sucursales", en América, en ciudades como Los Ángeles, Las Vegas, Nueva York..., en Europa, en Amsterdam, Berlín, Viena..., en Asia, en Bangkok, Pekín, Hong Kong, Tokio..., e incluso en Oceanía, en Sidney.



Todo un legado el de esta mujer, precursora del arte de la escultura en cera -la cera es un éster de los ácidos grasos que se obtiene mediante un proceso de esterificación, el cual es una "reacción química entre un ácido carboxílico y un alcohol". Antes de cualquier proceso, la cera, en su condición o estado natural es extraída de los panales de las abejas (para aclaración de los lectores amantes de la ciencia).




Ya saben, una visita al original Museo de Cera de Madame Tussauds, en Londres, que yo, precisamente, he realizado en dos ocasiones, es una buena forma de divertirse y de conocer, en gran medida, una parte de nuestra historia.

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes


Fuentes: Wikipedia.
Historia. National Geographic.
www.mujeresenlahistoria.com